Autor: Rodrigo Ortíz

Como bien sabemos, toda marca necesita de un logotipo para generar una interacción entre el producto que queremos llevar al mercado y el consumidor, pero en muchos casos caemos en errores al desarrollarlo y llevarlo al publico, esto por consecuencia nos llevan al cambio de nombre de nuestra marca ya establecido, incluso en casos extremos a cambiar el producto que vendemos.

El logotipo siempre debe y será un recordatorio de nuestra empresa, nuestros servicios y nuestros productos. Este podrá ser tipográfico, con símbolos o la conjunción de los dos.

Por eso, te enseñaremos algunas recomendaciones para obtener un logotipo que no sólo sirva para la venta de nuestro producto sino para crear una expectativa tanto en el mercado como en el consumidor que genere un posicionamiento ya sea en medios digitales o en medios tradicionales.

1. Investiga tu target, tu competencia y tu mercado.
Muchas veces realizamos logotipos con el afán de que se vean “bien”, “bonitos” o “que le agrade al cliente” sin tomar en cuenta hacia quien nos estamos dirigiendo. Por eso es de suma importancia que tomemos como proceso de diseño, la investigación de mercado. Esta nos servirá como “lluvia de ideas” y de que camino debemos tomar a la hora de elegir los elementos esenciales para la generación de nuestro logotipo.
Ojo: Internet está lleno de elementos que nos pueden ayudar pero también podríamos caer en tratar de copiar ¡No lo hagas! Un buen logotipo deberá de ser totalmente original de acuerdo a su necesidad de comunicar.

2. ¡Boceta!
El bocetar es una de las cosas que vamos perdiendo a lo largo de los años y una de las principales causas es la falta de tiempo, “siempre es ayer”. Pero al bocetar llegas a desarrollar más creatividad e inspiración que la que uno acostumbra. La síntesis de la imagen siempre funciona. ¡No dejes de bocetar! Verás que entre tanto “garabato” encontrarás elementos que te servirán para desarrollar posteriormente.

3. Llego la hora de trazar
Una vez finalizado el proceso de bocetaje es necesario comenzar el vectorizado. Deberá ser un proceso con calma y mucha atención. ¡Utiliza guías! Ayúdate con formas básicas y objetos inteligentes pero sobre todo mucha paciencia. Como recomendación hazlo en Illustrator.

4. La tipografía
Al igual que las formas gráficas, la tipografía es de suma importancia. Para poder trabajar con las “tipos” es necesario decidir si optamos por una ya hecha o nos decidimos a la realización de una totalmente original. Recuerda siempre en la legibilidad en cualquier opción que tengas y en caso de elegir una de algún catalogo, evita las tipografías rebuscadas. Recuerda siempre que la tipografía tanto va de la mano con los elementos gráficos cómo también al target que te quieras dirigir.

Recomendación: utiliza diferentes tipos de peso en las familias tipográficas, eso le da un sentido de dinamismo al momento de la lectura y puedes resaltar palabras clave.

5. Paleta Cromática
El último proceso y tal vez el más complicado es el darle color a nuestro logotipo. Ya que cada color representa un mensaje y este podría o no cambiar por causa de estos. Primero intenta ver el logotipo en blanco y negro y después en escala de grises, esto es en principio para identificar que lo puedes usar en cualquier proceso de impresión, recuerda que “un buen logotipo debe servir con y sin color”. Utiliza los colores cromáticos que se relacionan con tu mensaje de comunicación, por ejemplo, el verde en cuestiones del ambiente, azul en aspectos de medicina, rojo u amarillo en comida ya que hace más sencillo el proceso de comunicación, para esto, te puedes ayudar con guías de color.

Ten siempre en mente que tu logotipo será la imagen que el público verá de ti y jamás dejes te ganen los gustos del cliente.

REFERENCIAS

http://magicalartstudio.com/guia-definitiva-para-diseno-de-logotipos-50-recomendaciones/ vía @vaMagicalArtStudy

http://periodico-marketing.com/2014/02/03/significados-de-los-logos/