Autor: Jacqueline Facio

¿Qué pasaría si pudieras remplazar a tu esposo muerto con un robot de el? Hace unos cuantos meses vi la serie Black Mirror creada por Charlie Brooker. Muestra en diferentes capítulos el alcance de la tecnología desde el ámbito político hasta el remplazo de personas muertas.

En particular pensar en que un programa puede configurar la voz y las conversaciones de una persona muerta me causa escalofrió, si algún día esto llega a pasar no quisiera presenciarlo. La tecnología nos ayuda para tener comunicación con personas lejanas, para avanzar en la medicina… pero pensar que puedes “revivir” a un muerto me causa mucho conflicto.

Otro de los capítulos muestra como un concurso de talento tipo American Idol se vuelve la mayor obsesión para una chica en donde tiene que hacer actividades para ganar puntos, lograr una audición y ser famosa.

Lo único que me parece bien es como poder torturar a personas que han cometido crímenes, no se trata de lastimarlos ni de matarlos, la tecnología ayuda para poder jugar con su mente y hacerlos sufrir una y otra vez según el crimen cometido.

Estoy segura que algún día la tecnología nos va a superar y creo que no estamos lo suficientemente listos para ello. Hemos cambiado muchas formas de comunicarnos y de expresarnos mediante las redes sociales. Muchas veces nos sentimos mal por cosas que vemos, se terminan relaciones, creamos una historia en la cabeza que muchas veces no está cercana a la realidad.

Mientras eso pasa, y la tecnología nos rebasa concentremos nuestros esfuerzos en hacer buen uso de la tecnología.