Autor: Zahed Becerra

El día dviernes despertamos con la triste noticia de que el rey del blues, el grandioso guitarrista Riley Ben King -mejor conocido como B.B. King– falleció a los 89 años en su casa ubicada en Las Vegas. El forense confirmó que murió por causas naturales mientras dormía, consecuencia de su ya larga historia con la diabetes y un agotamiento producto de su activa vida musical en la cual en sus años mozos le permitía ofrecer más de 350 conciertos al año.

Con más de 50 álbumes de estudio y una manera única de tocar a su siempre inseparable guitarra “Lucille” lo hicieron encumbrarse como una de las leyendas de este instrumento -y de la música en general- siendo el ídolo de varias generaciones de músicos, entre los que podemos contar a Eric Clapton, a los Rolling Stones, Slash, The Animals, Jimi Hendrix y un larguísimo etcétera.

Y así fue como reaccionó la comunidad musical -y no musical también- al lamentable deceso de uno los iconos más importantes en la historia de la música:

Obama:

1

Slash:

31