Autor: Rubén Monroy

El fenómeno Madonna parece incombustible. Desde el lanzamiento de su primer single Everybody en octubre de 1982 hasta el lanzamiento de su más reciente material Rebel Heart lanzado el pasado 10 de marzo de 2015, todos y cada unos de sus cambios han sido estratégicamente programados.

Madonna es una de las artistas que más discos ha vendido a lo largo de su carrera, es catalogada por la Recording Industry Association of America como la artista de rock femenina que más discos ha vendido en el siglo XX, con ventas certificadas por 64.5 millones de discos en USA en dicho periodo, con ventas totales a la fecha por más de 300 millones de discos a nivel mundial, solo detrás de The Beatles, Elvis Presley y Michael Jackson.

De igual forma aparece en el libro de records Guinness como la artista femenina con más éxito en todo el mundo y la cantante que más gana en todo el mundo, se estima que de 1990 a la fecha ha ganado $1.14 billones de USD por concepto de sus giras mundiales, que han sido vistas por más de 9.7 millones de fans.

Mantiene el record como el artista con más números uno en la lista del Billboard, con un total de 156 números uno.

De acuerdo al especialista en Marketing y Profesor Stephen Brown, las claves del éxito de Madonna están, en que se trata de la personificación de la postmodernidad. Brown lista los siete rasgos del marketing de Madonna:

Subversión Madonna es subversiva en muchos aspectos, ya se ve en su atuendo, pero sobre todo en su actitud hacia los consumidores. Es una mujer fatal: en lugar de mimarlos, los trata mal. Su actitud en los conciertos es entre soez y despectiva, no muestra amor por su audiencia, pero a sus fans les encanta.

Escasez Como explica el psicólogo social Robert Ciardini, “las cosas parecen más valiosas si no están muy disponibles”: En opinión de Brown, Madonna maneja esta estrategia con maestría. Siempre deja al público con ganas de más.

Secretismo El halo de misterio que rodea tanto sus acciones como su camaleónica estética constituye un verdadero reclamo para los fans. El factor impredecible en su comportamiento y sus escarceos amorosos rematados en bodas secretas.

Escándalo Controvertida y polémica, ha blasfemado y luego se ha convertido al judaísmo. Provocadora en cada una de sus etapas estéticas y musicales, es imprescindible recordar momentos como el beso con Britney Spears en la gala de la MTV, jugando a la ambigüedad sexual o cuando lució el ajustadísimo traje de Jean-Paul Gaultier que dejaba sus senos al descubierto.

Sellebrity No es falta de ortografía, Brown ha acuñado este término para referirse a la habilidad de la cantante de complementar su éxito musical con sus técnicas de marketing. Madonna vende la venta del escándalo.

Storytelling La construcción de su vida pública la ha hecho la diva en base a la superposición de chismorreos. Con detalles dudosos y la clásica actitud de odio a la prensa que me acosa pero me sirvo de ella para afianzar mi popularidad, ha construido Madonna su historia de vida.

Sublimidad Madonna es la reina del exceso. De un extremo al otro sin despeinarse, de la más profunda ordinariez y voluptuosidad, al misticismo más recatado, con aire de cowboy o de Eva Nasarre, ella es sin duda el icono que, se convierta en lo que se convierta, va a ser lo más de la tendencia. Y por su puesto esa capacidad de reinventarse va a hacerla ganar adeptos siga la estela que siga.